180 Ciencia

¿Por qué los espantapájaros ahuyentan a las aves?

por Redacción 180 Hace 1412 días

© Peter Pearson / Flickr


Preguntas al experto es la sección dedicada a responder las inquietudes científicas de los lectores de 180 Ciencia. Enviá tu pregunta a ciencia@180.com.uy. Nosotros nos encargaremos de encontrar al experto para contestarla.



Responde: Ethel Rodríguez, licenciada en Ciencias Biológicas en la Facultad de Ciencias y doctora en manejo de aves plaga en la Universidad de Colorado, Estados Unidos. Es la responsable del área de manejo de aves plaga del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca en acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.

Los "espantapájaros" son una de las medidas de protección de cultivos que se usan en chacras de muchos países y también en Uruguay. Funcionan porque hacen que el ambiente sea incómodo para las aves porque es algo muy diferente a lo que el animal espera encontrarse. Sería como pintar un churrasco de verde.

Naturalmente los animales tienden a preferir cosas a las que están habituados o que genéticamente están preparados para aceptar. Cuando algo es diferente, lo rechazan en principio. Esta reacción se conoce como neofobia. En el caso de algunas aves, como las palomas, sirven como repelentes visuales. Además de los espantapájaros con formas humanas, también son útiles los globos, siluetas de aves de rapiña, luces estroboscópicas como la de los bailes, láseres o aviones aerocontrolados.

Cuando una cosa no tiene un aspecto "normal" se genera una duda. Si no hay nada más para comer, las aves corren el riesgo y comen el cultivo, aunque tenga aspecto extraño. Pero si hay alternativas, se van, por ejemplo a la chacra del vecino o a comer malezas.

Otros repelentes físicos que se emplean son los acústicos, que espantan con sonidos. Por ejemplo, las armas que emiten ruidos, cañones accionados a gas que emiten explosiones o cajas acústicas que producen chillidos.

Después están los repelentes químicos que le confieren al cultivo un gusto o un aspecto al alimento que hacen que las aves no los coman. Otros le provocan al animal una reacción luego de haberlo comido que hace que asocien una experiencia no placentera con el cultivo y se alejen del área.

El productor elige la opción más adecuada de acuerdo al área que hay que proteger, porque una cosa es manejar un  huerto de 10 metros de lado y otra muy diferente si hay que proteger 500 hectáreas.

Siempre tratamos de elegir tecnologías para ofrecer al productor que ambientalmente sean amigables, cuyo costo no sea mayor que el daño y que no provoquen perjuicios a otras especies.



www.180.com.uy

Actualidad

Carteleras

Entretenimiento

Deportes

Otras secciones

Todos los derechos reservados. © 2008-2013 por Portal 180 / Página generada en 0.14849 segundos / walle (484GN233) - Soporte: RootWay Internet Services & Consulting